x

Informacion

sábado, 9 de enero de 2016

A mi madre

Por Juan Colón                       En su segundo año de partida

Madre e hijo, Pablo Picasso

Madre, yo era ese niño que salía corriendo en mi caballo de palo,
desde tus ojos poblado de unos peces que no ha creado el mar.
(Que fácil era entonces en el aljibe quitarle los gusarapos al cielo, beberlo un poco y mearse en las estrellas).
Nunca pude salir de tus manos, de ese azul líquido
como la rama blanca de tu voz.

Corría bien de mañana sobre mi endeble caballo, fabricaba mi carrito de javilla; pero como el tiempo era una mula que pateaba, yo recogía leña y te la llevaba hasta el fogón con mi corazón descalzo.
Usted entonces me decía palabras de gracias dobladas, de esas que curan las llagas en los hospitales.

A veces me iba a jugar la escondida por el bosque con los amiguitos: poníamos ronca las voces del monte, vencíamos la luz, pisábamos la cola negra y larga de la noche, volvíamos después de intentar sacar las estrellas de la casimba, ya ebrios de un azul cimarrón.

Y una noche usted sin recordar cerró la puerta, hice un largo silbido y su mano de inmediato la abrió. Y me puso de castigo.
Pero ahora mamá usted cerró la puerta para siempre, hay una oscuridad honda como del pozo de la noche
y mi corazón que ya es un niño tranquilo, se ha quedado fuera.  
  • Comentar Desde Google

0 comentarios:

Publicar un comentario

Item Reviewed: A mi madre Description: Rating: 5 Reviewed By: Juan Colon
Scroll to Top